Artículo de Carlos Ramón Morales para Film in Latino: aquí

Se habla mucho de lo que podremos hacer (o no) cuando retornemos a la vida pública, después del confinamiento sanitario por el covid-19. Desde los detalles pequeños y cotidianos, hasta políticas de amplio espectro y retos que deberán asumir regiones y países enteros. Las películas del Ciclo Climático Franco-Alemán se filmaron antes de que se atisbara la pandemia. Pero el cine tiene vocación de profeta y desde meses atrás reconoce las preocupaciones que ahora tienen en encrucijada al mundo.

Filmados antes, estos documentales también proponen tres miradas de la pospandemia: Parientes silvestres (Jumana Manna, 2018), Rewilding (Vicent Perazio, 2018) y Breakpoint (Jean-Robert Viallet, 2019) compendian nuevos y viejos pendientes del ser humano: se preguntan por lo que le ocurre en nuestro entorno y ensayan respuestas para recuperar equilibrios perdidos.

Parientes silvestres (Alemania, Líbano, Noruega, 2018)

En Svalbard, Noruega, se encuentra el Svalbard Globale Frøhvelv, un colosal almacén que guarda muestras de las semillas de todo el mundo y las mantiene como reserva en caso de desastre.

En Alepo, Siria, existe un centro de investigación agrícola equivalente, que con la guerra civil debió desmontarse y llevarse a Líbano. Los sirios se ven obligados a recurrir a los respaldos de Svalbard y aquí empieza un ejercicio de relaciones, contrastes y encuentros entre los científicos del Ártico y las campesinas del valle de la Bekaa del Líbano.

La transacción de las semillas es el pretexto narrativo del documental. Su exposición alcanza niveles individuales, industriales y estatales. Dirige Jumana Manna, cineasta palestina.

Rewilding (Vicent Perazio, Francia, 2018)

Ciertas noticias han conmovido al mundo: esas en las que ante la soledad pandémica de las ciudades, los animales se atreven a surcarlas sin la amenaza de ser agredidos.

Con formato semejante al road movie, Rewilding expone esta premisa: ¿cómo tendrían que asumirse los seres humanos frente a un entorno natural que insiste en permanecer? La polémica parecería ociosa y sin embargo propone un paradigma importante; dejar de pensar al ser humano como el centro del planeta, imaginarlo como otro actor de un equilibrio ecológico que urge sanar. ¿Existen, en el siglo XXI, las condiciones para esto?

Vicent Perazio es un documentalista reconocido por sus preocupaciones ambientales. Antes ha realizado trabajos como Océans, le mystère plastique (2016), sobre la contaminación del mar. 

Breakpoint (Francia, 2019)

Una tesis se debate en los círculos académicos: vivimos la era del Antropoceno, caracterizada por la influencia del ser humano en el planeta, hasta transformarlo de manera irreversible. La tesis puede encontrarse en L’événement anthropocène : la Terre, l’histoire et nous, libro de Jean-Baptiste Fressoz y Christophe Bonneuil, que aquí tiene su versión fílmica.

Dos niñas chapotean en una playa cada vez más improbable. En contrapunto, un amplio material de archivo ilustra doscientos años de progreso tecnológico, empresarial y económico, que ha llevado al mundo a un punto insostenible.

Con una agria ironía, el documental de Jean-Robert Viallet escribe su documental junto a los autores de L’événement anthropocène… y realiza un estado de las cosas incómodo, que pide la acción de la audiencia para replantearlo.

Tres documentales que se sitúan al filo de los temas esenciales del equilibrio del planeta. Tres convocatorias para la acción, que adquieren nuevas resonancias cuando un virus impredecible se convierte en el verdadero dueño del mundo.